Obligados a emigrar: el Real Madrid es como España

No hay un club que ejemplifique mejor el devenir de un país en torno a lo que hace con la base de su futuro que el Real Madrid. Tendemos a valorar lo de fuera y a rechazar lo de dentro. Somos resentidos con lo patrio, lo nuestro nos produce ardores. Y me viene a la cabeza esa generación de jóvenes que están haciéndose las suizas, alemanias y reinos unidos porque aquí no se les da oportunidad alguna. Triunfan en el extranjero, no lo digo yo, lo dicen decenas de artículos, porque fuera encuentran un mejor ecosistema para su desarrollo profesional. También pasa con los maduritos. Es una lástima ver a Barbacid, inasequible al desaliento en la lucha contra el cáncer que a tantos familiares nos ha arrebatado, abandonar España porque se recorta el gasto en I+D.

Es parecido a lo que sucedió ayer con Morata. No es santo de mi devoción, me parece perfecto para un equipo como la Juventus pero con muchas taras para cualquier equipo que quiera tratar el balón con cierto mimo. Pero en su caso hay similitudes con el caso Barbacid. Morata fue formado en la cantera del Real Madrid y abandonó el club porque carecía de oportunidades. Un año después jugará la final de la Champions. No celebró los goles que eliminaron al que fue su equipo hasta el año pasado, pero en su frente todos podíamos leer un “aquí estoy, y me dejasteis pasar”.

Esto también pasa con Isco, Jesé y Bale. Da igual que Jesé demostrase el año pasado que tiene fútbol y la jeta que se presupone a quienes apuntan a cracks. Da igual que Isco haya aprendido a correr más, a robar y a dar patadas. Si Bale está para jugar, pese a que atraviese quizás el peor momento de su carrera profesional, será titular y sentará a cualquiera de los otros dos españoles.

Caso Casillas: más de lo mismo. Llega un portugués malencarado que en dos años deja el club como un erial y se marcha por la puerta de atrás repartiendo estopa con la misma furia que el hijo bastardo le pide cuentas a su madre. Mourinho sentó al portero que reinventó la palabra reflejos (que se lo digan a Robben), que ha ganado Champions, Mundiales y Eurocopas. Que sólo ha conocido al Real Madrid. La afición, un año después, sigue pitando a Casillas, al que le huele el trasero a aduanas. Se me vienen a la cabeza más ejemplos como el de Luis Enrique o Etoo, pero prefiero apaciguar mi mala leche y dejar de recordar. Bienvenidos a España, donde los que se tienen que ir se quedan y los que se tendrían que quedar se van.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s